<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7370099555021765247\x26blogName\x3desto.esta.lleno\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://estoestalleno.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://estoestalleno.blogspot.com/\x26vt\x3d1138203740560573116', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

ESTO ESTÁ LLENO | AQUÍ HAY DE TODO
Blog

Nouvelle Vague 1

viernes, 17 de agosto de 2007



Página 23.

Todo el mundo gastaba bromas. Si uno se ponía una camisa limpia, algun listo te preguntaba "¿Es que tu madre ha robado una caja de jabón? ¿Crees que le importaría lavarme la camisa?" Los clientes se ponían morados de Guinnes, sidra, Harp y todo tipo de bebidas. Era un lugar genial. Empezabas a frecuentarlos a los dicisiete años hasta que cumplias los treinta, que era cuando uno normalmente sentaba cabeza. A partir de entonces, acudías al pub de Paddy Gilmartin o al de Peter Murray.
Sólo había cincuenta metros de distancia entre esos tres pubs. Los fines de semana estaban tan llenos que no cabía un alfiler y cuando los clientes se marchaban, siempre llevaban una bolsita con bebidas y comida.
Al salir solía ver a Frencie Teage, que vivía en la calle de Mary, cerca de nosotros, encendiendo las farolas de gas.



Página 25.

Nuestra familia no era tan pobre como otras. Eramos bastante afortunados, en el sentido que comíamos carne y en invierno llevábamos zapatos en lugar de unas sandalias de plastico que costaban un chelín y nueve peniques y te dejaban los pies helados. Si íbamos bien alimentados y calzados, ello era gracias a las dos mujeres de mi familia: mi madre Sarah, a quien no recuerdo haber visto nunca desocupada, y su madre Mary Catherine Maguire, en cuya casa vivíamos.

Capitulo 6

No teníamos ningún plan concreto. Simplemente íbamos a Londres a ver que salía, hasta que en el transbordador nos encontramos con Mickey McQuaid. Era cocinero del barco y su familia procedía de la calle de Peel, en Lower Falls, la misma calle donde pasé mios años infantiles sentado en la cuna y después jugando al escondite en las casas, la misma calle que era territorio de los comanches. Antes de cumplir diez años seguro que había entrado y salido cientos de veces de la casa de Mickey. Mi amigo nos dio un camarote gratis en el barco, nos tomamos unas cervezas juntos y me preguntó:

-¿A qué lugar de Inglaterra vas, Gerry?
Respondí que a Londres.

Etiquetas:

9 Flores para Carmen

sábado, 11 de agosto de 2007

Carmen está de cumpleaños hoy. 9 impresiones digitales 15x15cm.


1/9


2/9


3/9


4/9


5/9


6/9


7/9


8/9


9/9

Etiquetas:

 
   





2006 esto.esta.lleno | El contendio de este blog puede ser reproducido,
referenciado de cualquier manera en cualquier lugar y por quien sea.